Que sueños ha puesto Dios en ti?

Todos de alguna manera tenemos sueños que queremos materializar en nuestras vidas. Muchas veces llegamos a enterrarlos en los más profundo de nuestro corazón para protegerlos de lo que los demás podrían decir. Otras personas los hacen a un lado, para no tener que pensar en ellos y otros terminan rindiéndose por que les es muy difícil seguirlos conservando.

Si queremos que nuestros sueños se pongan en marcha hay dos cosas que necesitamos saber: Primero, tener una visión bien clara de lo que queremos. Segundo, necesitamos mantener esa visión visible en algún lugar, como se nos exhorta en Habacuc 2:2 » Entonces el Señor me respondió, y dijo: Escribe la visión en tablas, para que corra el que la lea»

Dios está tan interesado en el proceso de la visión como en el resultado final. Sin embargo el Apóstol Pablo dijo en Filipenses 4:11-13 que había aprendido a estar contento y satisfecho al punto que no era detenido por la situación que pudiera estar atravesando. El nunca se permitió ponerse triste y desanimado y pensar en abandonar, aprendió a tener contentamiento en todo hasta llegar a la meta.

Nosotros necesitamos encontrar el punto medio entre el contentamiento y la ambición o la necesidad de logro, o sea, aprender a disfrutar el proceso hasta llegar. Cuando tenemos una visión o un sueño, lo tenemos que mantener delante nuestro por eso es importante tenerlo visible y dejar que el proceso nos prepare para cuando lleguemos eso no nos destruya y podamos gozarnos de los logros alcanzados.

ORACION:
Amado Padre ayúdame a confiar en tu providencia y no dejar que las circunstancias me roben el sueño que tu has puesto en mi corazón. ayúdame a contentarme cualquiera que sea mi circunstancia. Hoy decido confiar en ti y en que cumplirás tu propósito en mi vida pues tus planes son mejores que los míos. Amen!!