fbpx

Como novia sé que puede ser frustrante ver que cada vez que mencionas la palabra ‘boda’ parece que los precios se disparan.

En este post quiero hablarte del maquillaje de novia.

¿Un ramo de novia no son solo unas flores? ¿Un vestido de novia no es más que tela? ¿El maquillaje no es más que otro look de cualquier día normal en la peluquería?

Estos son pensamientos que todas hemos tenido en algún momento pero, la verdad, es que todos estos detalles son muy importantes. Y al ser para una boda, su valor y su calidad no tiene nada que ver con unas flores del supermercado, un vestido de Zara o un producto de maquillaje de 6 dólares en una tienda.

Una pregunta que me han hecho, y que veo que está muy discutida en los foros de novias, es:

¿Por qué es tan costoso el maquillaje de novia? 

Es una muy buena pregunta, y creo que las novias merecen saber algunos de los factores que influyen en los precios de los maquilladores profesionales. Y te lo explico desde mi punto de vista: el de una Maquilladora profesional, que también ha sido novia.

– El talento.

Hay grandes profesionales de talento increíble en República Dominicana en cuanto a maquillaje y peluquería. Yo tuve el gran placer de aprender de dos de ellos, y está clarísimo que no van a cobrar lo mismo que un principiante del sector. La experiencia, el talento, la profesionalidad y el renombre, entre otros, son aptitudes que tienen un valor, aunque no lo veas de forma tangible.

– Los productos.

Los maquilladores profesionales utilizan las mejores marcas, y eso se paga. Por ejemplo, una base HD de Makeup Forever cuesta 45 dólares y ese precio es sólo para un tono de piel. Si un maquillador quiere tener un buen rango de tonos (para dar con el de tu piel y que no vayas maquillada fuera de tono), tiene que invertir en más gamas. ¡Y sólo estamos hablando de la base! Para una temporada de bodas un maquillador tiene que invertir en productos de calidad y variedad de tonos y colores; y no sólo en comprarlos sino también reponerlos. Además de los gastos implícitos (y legales) que conlleva ser una empresa o profesional autónomo.

– El tiempo.

Para el maquillaje de novia la mayoría requieren de una prueba previa, la cual es súper importante. Porque permite a la novia y al maquillador conocerse y crear ese look de sus sueños. La prueba no es obligatoria pero en una boda pocas cosas se dejan al azar y la improvisación. Y, en este caso, una prueba es tiempo invertido para ese profesional en pro de que te sientas cómoda y veas radiante de novia. Sumando el tiempo de asesoría y preguntas a deshoras.

Disponer tambien de un staff que se solicita para trabajar incluso al cortejo, el cual se moviliza a la localidad de la novia para más comodidad.

– La técnica.

Sí, es cierto, todas –o casi todas– las mujeres saben aplicarse el rímel y el pintalabios. Pero, ¿han estado durante horas y horas practicando todas las técnicas de maquillaje? ¿Saben cómo hacer para que un maquillaje esté perfecto durante 8-18 horas y más?… Un maquillador profesional ha invertido no solo en su maletín, sino en su formación y preparación.

Con esto lo que quiero es animarte, como futura novia que eres, a pensar que quizás cuando te mandan un presupuesto “medio-alto” no te están timando o engañando. Sino que es por calidad, profesionalidad y entrega a su arte. Asegúrate bien de a qué profesional estás contactando para poder valorar su trabajo, trayectoria y técnica de una manera general. Y no sólo pensando: “Pero si es un simple maquillaje”.

He tenido la experiencia que la novia no dice que es novia para que le hagan un maquillaje básico por tema de presupuesto, pero la experiencia nos hace discernir esa trampita.

Considero en verdad que si el presupuesto es limitado sacrifiquen otro detalle y no su ajuar y preparación. Pues al fin y al cabo la novia es la atracción de todo y las fotos y los recuerdos quedarán para toda la vida.

Espero te haya gustado este post.

Hasta pronto!

Jennifer.