Veamos este ejemplo. «Una persona exitosa en todo lo que hace, tiene una familia estable unos hijos piadosos, un matrimonio feliz, sus necesidades económicas están suplidas y le va bien en todo. De repente sucede que todo cambia, los hijos se desvían, su esposo (a) le es infiel, su empresa quiebra, los amigos se alejan etc. Cual seria la natural reacción nuestra y me incluyo por que es natural del ser humano principalmente si no conoce a Dios».

En el Libro del profeta Habacuc 3:17-18 dice «Aunque la higuera no florezca, ni haya frutos en las vides; aunque falle la cosecha del olivo, y los campos no produzcan alimentos; aunque en el aprisco no haya ovejas, ni ganado alguno en los establos; aun así, yo me regocijaré en el Señor,
¡me alegraré en Dios, mi libertador! En pocas palabras NOS ESTE LLEVANDO LA FREGADA, el dice que aun así se alegrara en el Dios de su salvación. Suena muy lindo cuando lo dice una persona que no le falta nada y esta todo bien en su vida que fue el caso del profeta.

No es la abundancia que tengo que me produce alegría, sino la alegría y el gozo que mantengo que me atrae la abundancia. O sea tiene que ver con la actitud que mostramos cuando se nos acaban las opciones de accionar con nuestras fuerzas y en esa justa dependencia entonces Dios actúa, por que? por que El no obliga a nadie que le crea, tiene que ser un acto de voluntad de parte nuestra.

Pablo decía que el sabia vivir en escases y en abundancia por que el Todo lo podía en Cristo que lo Fortalece. Se requiere fuerza para prosperar y se requiere fuerza para pasar escaces, se requiere fuerza para estar soltero y se requiere fuerza para estar casado, se requiere fuerza para estar empleado y fuerza para estar desempleado, en fin para todo necesitamos fuerza y cuando se nos acaba a donde vamos? Lo único seguro que tenemos es ir camino a la Cruz, a los pies de Jesus.

Cuando estoy atravesando situaciones, guardo silencio para no sacar de mi boca palabras ociosas y falta de fe. Requiero fuerza, mucha, por eso voy a los pies de Jesus y el me levanta. Por eso bendita las crisis que me hacen ir Jesús. No menosprecies tu camino.

VERSO BIBLICO
2 CORINTIOS 12:19 «Y El me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí.

ORACION:
Amado Jesus ayúdame a verte en mis aflicciones, para no desmayar, quiero hacer tu voluntad en medio de ellas y aprender a tener gozo aunque no tenga nada, si te tengo a ti nada me faltara. Gracias por tu amor y sustento de todos los días. Amen.