fbpx

HEBREOS 2:1

«Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos».

 Como creyentes nos pasamos toda una vida escuchando de la palabra de Dios sin embargo permitimos que esa palabra se deslice y no vivimos conforme a la fe de lo que hemos escuchado. Ver Hebreos 4:11 «Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia». Debemos pasar tiempo meditando en su palabra y orando día a día.

El tesoro que no debemos dejar perder en nuestra vida es la verdad de salvación que hemos estado recibiendo a travez de cada enseñanza que recibimos o a travez de la revelación de su palabra cada vez que la leemos.  Seremos juzgado mucho más por esa verdad que tenemos y no hicimos nada con ella.  Al transcurrir nuestra vida solo con acumular conocimiento y vivir conforme a eso nos convierte en creyentes tibios y por ende nuestra fe en cualquier momento de circunstancia dolorosa puede decaer. Que herramientas tienes a mano para el día malo? es una pregunta que le hago a una persona que dice creer en Dios pero no en sus verdades bíblicas, no en las promesas que el tiene para cada uno de nosotros.

Muy a menudo recibo personas en mi trabajo y por alguna razón caemos en el tema de Jesús. Todos hemos escuchado hablar de Jesús,  hemos recibido una enseñanza, hemos recibido advertencias.  Es muy común  que a cada uno de nosotros haya atravesado situaciones, perdidas, desilusiones y no hayamos exclamado una oración, «Dios ayúdame» «Por que a mi» «Señor bendice mi hijo» «Señor necesito un trabajo». Si tan solo desarrollamos una relación personal con nuestro Padre Celestial, la carga es mas ligera.  Nunca jamás estaremos solos, nunca.

Vivamos cada día con el compromiso de meditar en las promesas de Dios para cuando estemos en el día malo tengamos fortaleza y sobre todo fe de que todo pasara con Jesus de nuestro lado.

Con amor,

Jennifer C.

LECTURA COMPLEMENTARIA / HEBREOS 10:23-39